Escalamiento empresarial, estrategia e innovación

El escalamiento empresarial no es más que la forma en la que las compañías crecen y se organizan para hacerlo.

Las etapas empresariales no deben ser vistas como una carrera lineal; éstas se dividen en existencia, supervivencia, éxito, despegue y madurez de recursos (Churchill & Lewis, 1983).

Dentro de estas etapas existen coyunturas que llevan a las compañías a asumir retos indispensables para avanzar o morir en el intento. Las elecciones estratégicas de cada compañía, sumadas al capital humano y a sus estructuras de liderazgo diferenciarán unas de otras en la carrera del éxito empresarial.

La etapa de existencia es el principio y la base del escalamiento empresarial; en ella la concentración se encuentra en existir y desarrollar un producto y un mercado. Los retos que se enfrentan se relacionan con la capacidad de entregar productos y servicios viables como negocio. La necesidad es expandirse y vender a más de un cliente, con los dilemas de financiación que esto implica.

Gerencialmente uno, o unos pocos, asumen todas las actividades empresariales, y los sistemas y la planeación formal son inexistentes. El objetivo estratégico es permanecer vivos. Superada la existencia, la etapa de supervivencia empieza con una organización, aún simple, cuyo objetivo sigue siendo sobrevivir. Sin embargo, la escala aumenta y se ha probado que el producto o servicio puede ser mínimamente un negocio trabajable. Los retos están asociados a generar suficiente flujo de caja para recuperar el capital invertido y financiar el crecimiento hasta llegar a una escala suficiente, según la industria y el mercado (Churchill & Lewis, 1983)…